Un medio global especializado en Trail Running

Jan Margarit apunta a lo máximo en el Mundial de Tailandia

La RFEA nos acerca la figura del reciente Campeón de España en una entrevista de Vicente Capitán

0 257

«En mi casa siempre se ha hecho mucho deporte, siempre estábamos en la calle y en el bosque cerca de casa jugando. Empecé con el tenis, porque mi padre es un fanático del tenis, pero en mi pueblo, Matadepera (Barcelona), hay mucha tradición de hockey y por tanto desde niño jugué al hockey y en este deporte estuvo jugando a nivel regional, pero no era muy bueno, corría mucho, eso sí«, nos cuenta Jan para hablarnos de sus orígenes deportivos, en los que el Pico de La Mola (1.104 metros) ha sido la cumbre referente.

«Empecé a correr dentro del entrenamiento del hockey y después empecé a correr por mi cuenta en montaña. Tenía 11-12 años. La primera carrera que hice fue la que se hacía en mi pueblo, de unos 12 km y 400 de desnivel más o menos. La hice con mi madre y aunque no estaba acostumbrado la aguanté bien y acabé corriendo todo el rato. Aquello dio pie a que siguiera saliendo a correr por los alrededores de casa a modo de ir descubriendo rutas, ir haciendo más kilómetros, era un poco a modo de explorar los montes que tenía cerca. Al principio iba siempre sólo y luego empecé a quedar los fines de semana con algunos compañeros. Fue una fase de aprendizaje haciendo ritmos un poco más rápidos, terrenos más técnicos, que siempre me han llamado la atención«.

En aquellos primeros años y pese a ser muy joven Jan Maragarit empezó a ir a muchas carreras de pueblo a las que se apuntaba su madre muchas veces, eran carreras de 11-12 km en las que fue cogiendo el gusanillo de la competición propiamente dicho.

«Con 15-16 años dejé el hockey y entré en contacto con el equipo de tecnificación de la federación catalana de montaña y a partir de ahí empezó a estar todo más reglado y digamos que inicié un calendario más estructurado y desde entonces me lo empecé a tomar todo más en serio y además acompañaron los resultados«.

Los primeros resultados internacionales
De aquella época, recordamos con Maragarit como rápidamente le llegaron las comparaciones con Kilian Jornet, «y está claro que siempre es bueno que te comparen con Kilian, ya que ha sido la gran estrella de este deporte y además yo tengo claro que hay un antes y un después de él en las carreras de montaña, pero claro, yo no soy él y según como te lo tomes esto puede ser un error, y yo así lo he visto con el paso del tiempo. Hay un momento en que quieres llevar la progresión que tuvo él, sus retos, etc y eso no me vino bien. Con 16 años corrí el campeonato de España de kilómetro vertical como júnior en el Puig Campana, gané de sobra y quedé cuarto absoluto y fue toda una sorpresa. Aquello me puso en el mapa a nivel nacional y se empezó a hablar mucho de mí«.

Jan marchó en 2016 a estudiar INEF a Font Romeu, pegó un salto de calidad enorme con varios podios en pruebas de la Copa del Mundo Skyrunning, por lo que toda la proyección que venía anunciando se iba haciendo efectiva: «Fue un antes y un después en mi carrera aquella temporada, yo quería poder dedicarme a esto y empezaba a conseguirlo, estaba al pie del cañón y era uno de los mejores«.

Durante la entrevista observo que Maragarit no alude nada de su entrenador en cada momento vital por el que vamos pasando y hay que preguntarle por ello: «No te digo nada de mi entrenador porque no he tenido nunca ni lo tengo actualmente. Siempre me he auto entrenado y de momento así sigo. Soy muy curioso, exploro y eso lo aplico sobre mí… por ejemplo en 2016 me surgió la posibilidad de hacer una carrera de 30km de las que se ganaban en 4 horas y me apunté sin dudarlo para probar«.

Fotografía: RFEA

Un corredor polivalente
Una de las mayores virtudes que reconocen los rivales y amigos de Margarit, además de los técnicos deportivos del sector, es su enorme polivalencia como corredor, en cuanto a perfiles y distancias y él lo reconoce abiertamente: «Sí creo que sea una de mis mejores cualidades, esa polivalencia y me gusta plantearme carreras cortas y rápidas como la del Campeonato de España en Liencres y otras mucho más largas y técnicas. Mi objetivo para este año es consolidarme en esta polivalencia. Pero lo que más me gusta son distancias de 20-25 km y con terrenos muy técnicos y mucho desnivel. Digamos que aquellas carreras en las que dentro de ellas hay hasta un kilómetro vertical casi«.

Pero el nuevo campeón de España, quizá por ese espíritu libre que es a la hora de concebir el entrenamiento y la vida en general reconoce que: «Disfruto mucho en pruebas rápidas, esa sensación de velocidad me encanta. Por ejemplo, en el Trail Costa Quebrada, en el Campeonato de España disfruté muchísimo en esas bajadas tan rápidas… lo que busco es ir adaptándome a los trails que surgen, porque no hay dos carreras iguales«.

Volvemos atrás en el tiempo y le preguntamos a nuestro protagonista por ese bache de resultados y emocional que tuvo hace ya tres temporadas: «Todo en mi vida deportiva iba viniendo muy rápido, los resultados, la proyección… En 2017 había cumplido todas, o casi todas las expectativas de resultados, por ejemplo, gané la carrera con la que soñaba años atrás, la Dolomitas Sky Race… pero empezó a ser todo muy estresante, iba de un lado para otro, sin apenas poder disfrutar y empecé a perder la motivación. Llegó una lesión, tuve un bajón emocional muy grande. Lo importante es que me recuperé de aquello. Yo soy muy de andar por casa y tuve la suerte de rodearme de la gente que merece la pena y empecé a tomarme las cosas de otra manera«.

Su llegada al trail running de la RFEA
Por aquel entonces estaba en la cima Luis Alberto Hernando, la gran estrella del trail running en la RFEA y lógicamente atletas jóvenes como Margarit empezaron a ver la posibilidad de probar en esta creciente disciplina en la federación de atletismo. «En 2019 estaba en Nepal con unos amigos y nuestras parejas, en una competición, pero ya recuperando de la temporada y me llamó Rafa Flores como técnico de la Federación de Atletismo para sustituir a Luis Alberto que se había lesionado, para el Mundial de Argentina, al principio dije que no… pero luego pensé que si habían decidido contar conmigo sería por algo y dije que sí. Fue llegar de Nepal y a los tres días irme para Argentina, ya no estaba en forma y mi resultado no fue bueno, pero fue muy agradable aquella experiencia. Primero por el trato recibido por los compañeros y los técnicos de la RFEA, porque valoraron mi decisión de ir y aportar al equipo, aunque no estuviera en mi mejor forma. Era mi primera experiencia en el mundo del atletismo y la organización fue muy buena y quedé gratamente sorprendido y creo que, a causa de mi mal resultado, me quedó la voluntad de cumplir en el futuro con un gran resultado con la Federación Española de Atletismo. Por eso, esta temporada tenía claro entre mis objetivos ir a los campeonatos de España para representar al equipo en el Mundial, Europeo o lo que hubiera«.

Tras un 2020 de suspensión de eventos por la pandemia Margarit ha reestructurado su planificación: «En la federación me propusieron contar conmigo en la distancia classic para el Mundial y por eso preparé la carrera de Liencres, porque yo antes pensaba en preparar la distancia maratón para el Mundial. Por tanto, me centraré en esa distancia corta y si puedo me gustaría compaginarlo con el kilómetro vertical también en el Mundial«.

Tras la reciente cancelación del Europeo, el catalán reconoce que «hay que ir carrera a carrera, adaptándonos a lo que vaya surgiendo y por tanto yo trato de disfrutar entrenando todo lo que puedo y si se suspende alguna competición, pensar en la siguiente«.

Vivir del trail running
Jan Maragarit acabó sus estudios de INEF, entrena a algunos atletas para carreras de montaña y en invierno ejerce como monitor de esquí, pero es un atleta dedicado profesionalmente al trail running. «Sí se puede vivir del trail running, yo no me puedo quejar, mis patrocinadores principales: Buff, La Sportiva y Arch Max me ayudan para ello y sobre todo, soy joven y puedo permitirme dedicarme a lo que más me gusta. Me gustaría motivar a los jóvenes a que sigan con este deporte porque hay mucho talento en España y espero que dentro de años ellos puedan vivir mejor que los de mi quinta de este deporte«, nos cuenta este hombre que vive en una furgoneta y por ello su residencia es libre e itinerante en función del calendario.

Además, Margarit celebra que «una federación tan fuerte y seria como la de atletismo se haya querido meter de lleno en el trail running, es muy importante porque en el futuro todo esto es para mejor y que también hayan empezado a meter categorías menores, es muy bueno«.

Le preguntamos por sus rivales más duros en España y califica a Oriol Cardona como «mi amigo y rival y atleta referente, es un corredor muy polivalente, siempre compite muy bien en pruebas rápidas o muy duras y creo que, junto a él, Andreu Blanes va a dar mucho que hablar en carreras rápidas, aunque ahora esté más centrado en el atletismo«.

Pese a su irrupción como nuevo campeón de España de Carreras de Montaña Trail, no se ve compitiendo en pruebas en pista para mejorar su velocidad, pero sí en alguna de ruta: «La mayoría de mis entrenamientos los hago lentos y por terrenos técnicos y con mucho desnivel, de vez en cuando meto la calidad y con vistas al Mundial tendré que hacer sesiones más rápidas, algo que no he hecho para este campeonato de España de Liencres. Lo que tengo claro es que para el Mundial sueño alto, no me pongo techo», nos dice este hombre que vive y entrena al día. «En invierno suelo esquiar y ahí sí que doblo, pero en verano no suelo doblar. Sí compagino el mountain bike con la carrera a pie en mis entrenamientos y la fuerza la hago de forma muy natural, muchos ejercicios con el peso de mi propio cuerpo… sé que soy peculiar, me gusta probar cosas y lo que sí hago son sesiones de acumular mucho desnivel, creo que ahí es donde está mi elemento diferencial y de momento esto me ha dado buen resultado«.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.