Un medio global especializado en Trail Running

Pablo Villa se reencuentra con el trail en las 100 Millas por donde Camina el Oso

Junto a Azara García estrenan el palmarés de la prueba. Fueron los ganadores de la modalidad de 65 kilómetros entre las poblaciones de Degaña y Cangas del Narcea. Pablo Ramos y Carolina Palicio se imponen en el recorrido circular de 100 millas y 20.000 metros de desnivel acumulado. Exhibición de Miguel Heras en la ‘Maratón’.

0 354

Tres de las cinco modalidades de las «100 millas por donde camina el oso» se celebraron durante las jornadas del viernes y el sábado. La primera en debutar fue la distancia madre de 172 kilómetros y 20.000 metros de desnivel positivo. Lo hizo bajo la lluvia, en un marco que presagiaba una carrera épica y con importantes bancos de niebla en las zonas altas del recorrido. Las tres bases de vida ubicadas en Ibias, Cerredo y Leitariegos, donde los atletas pudieron comer caliente, recibir masajes, cambiar de ropa y descansar, fueron clave para completar el desafío. El más rápido en conseguirlo fue el corredor local Pablo Ramos, llegando a meta tras 27 horas y 33 minutos de periplo montañero a través del sendero GR-203. Cerca de la medianoche lo hacía la primera clasificada en categoría femenina, Carolina Palicio, con un tiempo de 31 horas y 26 minutos. Ambos inscribían su nombre con letras de oro en el palmarés del evento y recibían una calurosa bienvenida por parte de los aficionados y vecinos congregados ante la plaza del Ayuntamiento de Cangas del Narcea.

Así se cerró una intensa jornada de sábado que empezaba de madrugada en San Antolín de Ibias con la prueba de 117 kilómetros y continuaba a las 11:00 am con la de 65 kilómetros. Dos pruebas de ultramaratón integradas en el programa del evento y cuya nómina de atletas de elite acaparó la atención informativa del día. Lo hizo sobre todo el corredor leonés Pablo Villa, quien lograba adjudicarse el primer triunfo de su temporada gracias a la exhibición de fuerza que mostró liderando el recorrido de 65 km de principio a fin. Su escandaloso crono de 6 horas y 3 minuto le sirvió para ganar con autoridad a su principal rival, Agustín Luján (6 horas y 38 minutos). En tercera posición llegaba a la meta Azara García, vencedora en categoría femenina merced a un tiempo de 6 horas y 40 minutos. La cántabra se impuso en el ‘derbi’ a su compañera de equipo Gemma Arenas, quien tuvo que conformarse con la segunda posición (7 horas y 11 minutos). El podio masculino lo cerraba Adur Mendizábal mientras que el femenino lo completaba Mariam Zapico.

La prueba de 65 kilómetros sirvió a su vez de Campeonato de Asturias de Ultra Running de la FAPA (Federación de Atletismo del Principado de Asturias), certamen en el que vencieron los atletas Marco Prieto y la propia Mariam Zapico.

En la modalidad de 117 kilómetros se vivió una escena conmovedora en la línea de meta. Tras correr prácticamente juntos durante más de una docena de horas Daniel Pérez y Emilio Afonso decidían cruzar juntos el arco de meta y compartir un triunfo que ambos merecían. Fueron 16 horas y 45 minutos de travesía montañera. En tercera posición llegaba Luis Casero (17 horas y 25 minutos) y en cuarto lugar lo hacía la primera fémina: Leire Martínez. La atleta vasca no encontró rival y venció con tiranía en su categoría marcando un tiempo de 18 horas y 3 minutos. Eva María Rico fue segunda (19 horas y 36 minutos) y Raquel Villalba tercera (22 horas y 37 minutos).

El carismático corredor bejarano Miguel Heras se llevó la ovación del día tras la exhibición ofrecida a lo largo de los 46 kilómetros y 5.100 metros de desnivel acumulado que presentaba el recorrido reglamentario. Un trazado exigente por sus pendientes pero con senderos en buen estado que posibilitó alcanzar ritmos más propios de una competición asfaltera que de montaña. Así, desde el pistoletazo de salida a las 8:00 de la mañana en el Puerto de Leitariegos el emblemático atleta salmantino dominó con tiranía cada kilómetro del itinerario. Una superioridad refrendada con un tiempo de 3 horas y 29 minutos de carrera. Cifras estratosféricas para una prueba de montaña cuya distancia supera ampliamente la del maratón.

Prácticamente sin opciones desde los primeros compases, el resto de sus rivales se emplearon en lograr una codiciada posición en el podio. Así, lograba alcanzar la meta de Cangas del Narcea en segundo lugar Sergio Tejero, con un tiempo de 3 horas y 45 minutos, mientras que el andaluz Mario Olmedo, quien corrió en segunda posición hasta el descenso final desde el Acebo, tuvo que conformarse con el bronce (3 horas y 48 minutos). Mención especial merece el triple campeón del mundo Luis Alberto Hernando, quien decidió tomarse la carrera con tranquilidad y disfrutar cómodamente de los paisajes de la comarca de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. Llegó a la meta en décimo séptima posición.

En categoría femenina la sorprendente remontada de Verónica Bugliot dejó sin opción a sus rivales. Tras colocarse en el liderato no aflojó en ningún instante y se impuso con claridad gracias a un tiempo de 4 horas y 32 minutos. La segunda posición fue para la madrileña Cristina Santurino (4 horas y 40 minutos) y en tercer lugar entraba Estefanía Fernández (5 horas y 12 minutos). Con más de 300 participantes en liza, la ‘Maratón’ fue la modalidad que más corredores congregó las «100 millas por donde camina el oso».

A lo largo de la tarde del sábado el Ayuntamiento de Cangas del Narcea acogió diversas actividades paralelas, como el taller de Cerámica Negra impartido por Verónica Rodríguez, las catas de vinos DOP de las bodegas Las Danzas y Siete Vidas y la feria de productos artesanales cangueses.

Una intensa jornada de deporte, montaña, cultura y tradición asturiana que se cerró con la entrega de premios y la recogida de dorsales por parte de los corredores inscritos a las dos modalidades que se disputarán este domingo: la de 46 kilómetros (con salida en Leitariegos a las 8:00 am) y la de 17 kilómetros (con salida en El Acebo a las 12:00 pm).

Así se completará un fin de semana de pura pasión deportiva en la comarca de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, un escenario idílico para la práctica del trail running con unos paisajes imponentes que ofrecer tanto a corredores como acompañantes y en el que disfrutar de una experiencia turística y gastronómica inolvidable.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.