Merrell All Out Crush 2, flexible y ligera

En este artículo, Juan González analiza el modelo All Out Crush 2, una zapatilla flexible y ligera, un producto ideal para los que les guste tener percepción del terreno.

0

Dentro de la actual tendencia en el segmento del calzado de trailrunning hacia unos perfiles generosos, y en algún caso hacia el maximalismo, los de Merrell siguen arraigados a su filosofía. Son conscientes de que su nicho en el mercado suele ser bastante fiel, obviamente porque demandan un producto muy específico, y en el que los de Vermont se manejan a la perfección.

En este artículo, os traigo el modelo All Out Crush 2, una zapatilla flexible y ligera, un producto ideal para los que les guste tener percepción del terreno.

SUELA, agresiva y peleona.

Este modelo monta una suela contínua  Select Grip marca de la casa, con un taqueado multidireccional  de entre 5 y 5´5 milímetros en forma de hélice, excepto en los laterales que es rectangular en el sentido de la marcha.

Estos tacos son muy blandos, pues tienen una dureza de 66 grados, muy por debajo de lo habitual, por lo que es muy fácil deformarlos simplemente tirando de ellos.

Realmente la adherencia es alta, y el desgaste en los primeros kilómetros puede alarmarnos, pero pasada esta primera fase, dicho desgaste se estabiliza. Las cifras pueden variar enormemente según el terreno, nuestros ritmos, técnica, y peso.

El espacio entre tacos es pruedente, delimitado en parte por las 3 principales líneas de flexión, muy marcadas que logran que todo el tercio delantero tenga un gran rango de movimiento. La zona de talón viene equipada con una reducida zona de 9 tacos para ayudar a retenernos cuesta abajo.

Un detalle que me ha gustado, es  ver una  mayor altura del caucho, justo por detrás de los metatarsos, tanto en la zona externa como interna, a modo de pivotes (mayor estabilidad), que me ha recordado en parte (y la salvando las distancias) a las Cascadia 13.

MEDIASUELA, buscando la Performance.

La altura de la zapatilla se sitúa en 16´5 milímetros en metatarsos y 22´5 en talón, resultando un drop de 6 milímetros.

No es una zapatilla minimalista, pero si podría ser un primer eslabón para irse adentrando en esta filosofía, así como en el natural running, ya que corredores no tan expertos podrían empezar a experimentar con esa sensación de mayor firmeza, y  escueta protección. Sin embargo, los corredores más expertos tendrán una zapatilla sensitiva, con gran precisión, y que gracias a sus 253 gramos van a notar tremendamente ligera.

Para corta distancia, que en principio es el uso para el que ha sido desarrollada, la amortiguación es suficiente. Debido al grabado en diagonal de la mediasuela, no he podido hacer una medición fiable de su dureza, pero sin duda es bastante firme. Lo cierto es que tiene una gran respuesta, y al no tener una enorme compresión-extensión, bien por su dureza, bien por su moderado perfil, hace que estemos muy poco tiempo en contacto con el suelo.

Pensad que mientras impactamos en el suelo, y la espuma de la mediasuela se comprime (especialmente si tiene una generosa amortiguación/perfil), y vuelve a su posición original, es tiempo que estamos en contacto con el suelo. Así pues, las All Out Crush 2, retornan a su estado original de forma contundente. Por tanto, estamos ante un modelo bastante reactivo, por lo que moverse con rapidez, y acelerar con alegría, no es en absoluto difícil.

UPPER, en honor a la ligereza.

Sin duda, que esta Merrell, sea tan ligera, es en parte gracias a su exiguo upper.

Pensado para una máxima ventilación tenemos esta malla tan abierta, por lo que notamos el flujo de aire circulando en cada zancada. Muy recomendable para zonas calurosas.

En la puntera dispone de 2 grandes huecos, por debajo de la protección de la puntera para facilitar el drenaje. Realmente el agua entra de forma rapida, y con la misma rapidez, sale. Las protecciones son las estrictamente necesarias, e incluso, casi testimoniales, ya que la zapatilla no dispone de piezas semirígidas, y los termoencolados son finísimos.

La zona talonar tiene una estructura correcta, lejos de ser excesiva, muy en consonacia con el resto de la zapatilla. Los acolchados son finos y agradables, en un neopreno de Lycra.

La lengueta no va sujetada lateralmente, en parte, evitando más capas de tejido interior, para facilitar esa enorme ventilación y drenaje al que hacía referencia antes.  Aún así, es cómoda, y no se mueva al ir bien sujetada por dos presillas en su zona media.

No dispone de plantilla extraible, por lo que directamente nos encontramos con el footbed de tacto agradable y 2 milímetros de grosor. De nuevo, todo está pensado para  no añadir peso, que no se empape, y que el secado sea lo más rápido posible.

La cordonera tiene una configuración 5+1 con unas presillas que incluyen discretos reflectantes, pero el cordón no corre demasiado bien, en parte también dificultado por las dos presillas que bloquean la lengueta para que no se mueva, por lo que a veces, ajustar la zapatilla requiere algo de paciencia.

Los cordones para mi gusto son demasiado elásticos y muy largos, lo que obliga a hacer si o si una doble lazada, e incluso, he llegado a utilizar el ojal adicional para que no sobrase tanto cordón. El ajuste en mediopie es más que correcto, a pesar de no tener una estructura potente, por contra la caja de dedos es algo amplia, por lo que veo una ligera descompensación.

 

CONCLUSION.

En definitiva, con esta Merrell, podremos experimentar la sensación de velocidad, de dinamismo, de establecer ese vínculo con el terreno, sabiendo que nuestro ritmo, y rendimiento estará supeditado únicamente a  nuestra pericia y técnica, pues no habrá ninguna contaminación  interpuesta por las zapatillas.

Exclusivamente de nuestra habilidad, dependerá el resultado de nuestra carrera o entreno, no tendremos ninguna ayuda desmesurada en estabilidad y protección. Las Merrell será el medio para disfrutar de esas sensaciones sin filtro. Podremos exprimir nuestra velocidad, mejorar y dar uso intensivo a nuestra propiocepción, sin ver coartadas las cualidades de la zapatilla en multitud de terrenos.

 

Con un parecio altamente atractivo de 110 euros PVPR, es quizás una de las mejores zapatilles con la mejor relación precio por gramo (43 céntimos por gramo, en comparación con la Salomon Sense 7 SG con 1´25 euros por gramo), sin duda, un poderoso reclamo muy  a tener en cuenta.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.