Oihana Kortázar y Pablo Villa baten récords en Puerta de Muniellos

La lluvia, la nieve y el frío han sido también protagonistas de esta octava edición que ha contado con 800 corredores venidos de todas las partes de España, con un amplio dispositivo de seguridad y más de 250 voluntarios

0

Este fin de semana se ha celebrado en Moal la octava edición de la Carrera Puerta de Muniellos que ha reunido a 800 corredores de muchas partes de España. Una nueva edición donde la lluvia, la nieve y el frío, especialmente en las cotas altas, han sido también protagonistas, pero que han permitido al pueblo de Moal de tan solo tan solo 80 habitantes vivir un fin de semana único. Un pueblo que bien hace referencia a su premio de Pueblo Ejemplar de Asturias concedido en 2018 por la Fundación Princesa de Asturias con el asociacionismo y trabajo en equipo en esta carrera, volcado de lleno en cada detalle, y haciendo a Carrera Puerta de Muniellos también carrera ejemplar, como así destacó algunos de los corredores en meta.

A las 9 de la mañana tomaban la salida los corredores de la prueba K32 y 4.600 metros de desnivel acumulado. Una distancia que ha permitido conocer los lugares más salvajes e inhóspitos del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña en Ibias, en una jornada donde la lluvia sufrida el sábado respetó y dejó paso al sol haciendo un día ideal para correr.

 

Día de records en Moal

Sin duda todas las miradas estaban puestas en el vencedor de 2018, Pablo Villa, pero también en otros corredores destacados que no se lo iban a poner fácil al atleta del Wild Trail Project como Ismail Razga, Fernando Arca, o los asturianos Andrés García Blanco, campeón de Asturias 2019, David Díaz López, Pablo Baisón, Santi Obaya o Aitor Llamedo.

Desde el inicio Pablo y Andrés fueron jugándose la primera plaza ofreciendo un espectáculo al numeroso público distribuido por todo el recorrido. Y fue en a penas los dos últimos kilómetros cuando Pablo Villa ha apretado para llegar a meta el primero con un tiempo récord de 03:00:04, bajando 16 minutos el crono que él mismo marcó en 2018. A penas 36” después ha entrado el asturiano Andrés García, 03:00:40 quien hace una semana se proclamó Campeón de Asturias. Los dos corredores han mantenido clara ventaja con respecto al resto de corredores, ya que con un tiempo de 03:20:47 ha cerrado el podio el cántabro Andrés Gómez.

En categoría femenina partía como favorita Oihana Kortazar. La vasca no ha defraudado y se ha mantenido en todo momento primera de las chicas, situándose en el top 20 de la clasificación general en los primeros puntos de control de la prueba. Finalmente Oihana ha entrado en meta con un tiempo de 03:44:45 batiendo el récord que hasta la fecha había en categoría femenina. En segunda posición ha sido la corredora del Lurbel Team-People Sapien, Campeona de España Ultra 2018, Laura Sola la que paraba el crono con un tiempo de 3:56:45. Cerraba el podio femenino la asturiana Raquel Ronco con un tiempo de 04:07:54.

Mohamed Bakkali y Yolanda Martin ganadores en la distancia K12

El sábado por la tarde se celebró la distancia corta con 12 kilómetros y 1.300 metros de desnivel acumulado. La lluvia tomaba protagonismo en una jornada muy característica de Asturias, y donde se preveía que los tiempos no iban a parecerse nada a los del año pasado. Y así fue, el joven corredor Mohamed Bakkali que voló en la última bajada fue el único participante en bajar de la hora de carrera, concretamente con un tiempo de 58:35. Segundo fue Martin Álvarez con 1:01:39 y tercero Angel Jabega 1:03:31. En categoría femenina, la corredora del Wild Trail Project, Yolanda Martin Ramos, repetía podio pero debido al barro que complicó que fuera una carrera rápida, entró en meta con casi 10 minutos de diferencia con respecto al año anterior, concretamente con un tiempo de 1:18:37, Noelia Menendez y Ana C. Portillo completaron el podio con 1:20:16 y 1:21:54 respectivamente.

 

Lluvia, nieve y frío protagonistas de la octava edición

Moal ha vivido este fin de semana todas las condiciones metereológicas posibles con una primera jornada donde no paró de llover e hizo que el barro frenara a muchos corredores haciendo una carrera K12 más lenta de lo habitual. Una lluvia convertida en nieve en las cotas altas que cesó a media noche y que hoy domingo ha ofrecido espectaculares imágenes de primavera tanto en las zonas de bosque como las zonas más expuestas, permitiendo a los corredores disfrutar de las vistas y el paisaje, y permitiendo también a los más de 250 voluntarios y los 34 profesionales del dispositivo de seguridad realizar su trabajo sin ninguna incidencia.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.