La consolidación del formato multietapa

Suena reiterativo pero las pruebas por etapas se están asentando y consolidando como una de las más atractivas propuestas para los corredores de trail

0

Suena reiterativo pero las pruebas por etapas se están asentando y consolidando como una de las más atractivas propuestas para los corredores de trail. Sus mejores bazas son ofrecer al cliente-corredor unos días de inmersión en un una lugar privilegiado, un ambiente donde prima el compañerismo, una organización complicada que mima los detalles y una competición que prima la gestión de esos días acumulando kilómetros y desnivel. También es destacable que estas pruebas ofertan en los mismos días diferentes modalidades en cuanto a días, distancias y desniveles, siendo aptas, por tanto, para diferentes corredores. Cuando se pregunta a los competidores que finalizan estas pruebas siempre priman las mismas caracteristicas: la conviviencia y el compañerismo, la dureza por la acumulación de cansancio, la falta de sueño y la forma de solventar los problemas que surgen en varios días de competición.

En el territorio nacional tenemos algunas de esas carreras que aunque jóvenes están llamadas a durar mucho tiempo gracias a la buena aceptación y las buenas críticas de los que han participado en ellas. Entre ellas destaca la ganadora este año de los Trail Awards Territorio Trail Media: La Pyrenees Stage Run, carrera de una semana que recorre 240 km y 15.000 m desnivel positivo, atravesando parques naturales del pirineo catalán. Dentro de este paraje privilegiado podemos optar por otra carrera de la misma duración pero de distinto recorrido y otros organizadores en la Pirineos Fit que discurre por el Pirineos aragonés. De carreras de montaña en un formato de tres días podemos encontrar la Riaño Trail Run, TransHumanTrail, Leyenda Trail o Ultra Sanabria by Stage pero también se pueden encontrar a nivel del mar como la Costa Brava Stage Run, Tres Días Trail Ibiza o la versión corta en Fuerteventura del Medio Maratón de Sables.

En éstas podemos ver dos tipologías bien distintas de carreras, por un lado la que bebe de su hermana mayor del desierto marroquí, donde se realiza en autosuficencia y se carga con una mochila con todo lo necesario durante estos días de prueba. Por otro lado la que recorre toda la Costa Brava desde Blanes a Portbou con alojamiento en hoteles y una intendencia en la que el corredor sólo tiene que portar lo que necesita para realizar los kilómetros de la competición diaria. La mayoría de las carreras optan por esta segunda opción. También disponemos en esta amplia oferta de una carrera intercontinental, la Euráfrica Trail. Atractiva prueba recorre territorio andaluz, gibraltareño y marroquí.

Fuera de nuestras fronteras siguen marcando el paso las grandes competiones creándose con posterioridad. Quizá las más conocidas sea la Transalpine Run y, al otro lado del Atlántico, la Transrockies Run. Pero no podemos olvidar la obra de ingeniería organizativa que es la Everest Trail Race, sin olvidarnos de Coastal Challenge en Costa Rica o El Cruce Columbia en los Andes entre Chile y Argentina. Las hay más exigentes como la Jungle Marathon o la Atacama Crossing. Todas ellas muestran la gran variedad y el éxitos de estas carreras que ofrecen una inmersión total y de varios días en la pasión de correr por entornos atractivos y exigentes.

Texto: David Sánchez Haro

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.